Sin aprender

20 julio 2010 § 8 comentarios

Con los años, no he aprendido nada.
Los errores son los mismos,
más grandes o más chicos,
pero siempre el mismo desastre.
No he aprendido ni un poco a encontrar en la sonrisa amiga la otra chispa.

Y han pasado los años.
Muchos.
He intentado olvidarlos.
A no mirar atrás, ha no saber cuando empezó todo.
Por qué no tiene sentido, si sólo quiero mirar para adelante.

Tampoco me arrepiento.
No podría ni debería,
Todo lo decidí en plena consciencia.
No debería; no sería fiel conmigo.
Y entonces, si me arrepintiese, ya nada tendría sentido.
Por eso sigo acá, intentando no hacerlo.

Estoy en el numero de la suerte,
y sólo me faltan dos para empatar,
y ahí si, será mitad y mitad;
una vida acá y otra allá.

Y ya que no he aprendido nada.
Quiero seguir intentándolo.
una vez más, y otra; y muchas veces más.
Hasta por fin lograr entender la chispa escondida en la sonrisa.

Hablando de poder

15 julio 2009 § 14 comentarios

Puedo, mirando caer el sol;
recordar el primer momento,
cuando te vi, cuando nos vimos.

Y si quiero también,
con un poco de esfuerzo,
puedo, sentir el suave perfume del momento.

Puedo, y soy sincero,
sonreír al recordar tus sonrisas.

También puedo, extrañar tu piel,
el murmullo tierno de tus palabras
y el delicioso encanto de tu ser.

Puedo simplemente: cerrar los ojos;
y sumirme en el sueño de tus recuerdos…
y ser feliz.

Pero no puedo,
y por eso mis miradas tristes,
lograr que vuelvas.
Poder ser feliz contigo.
No, no puedo.

Atardeceres de Verano

25 enero 2009 § 8 comentarios

Alegres atardeceres de Verano;
lentos, suaves, risueños;
tan aterradores.

Han pasado, como quien no quiere;
uno tras otro, y sin detenerse;
se han ido;
pletóricos envueltos en féminas risas.

¡Ay! Dulces atardeceres
de brisas cálidas y hálitos núbiles;
los extraño.
Vagos se han ido y no volverán.

Ahora triste espero;
adormecido,
a los otoños de mi vida.

El hombre triste

6 septiembre 2008 § 13 comentarios

Vi su rostro,
era el rostro de un hombre triste.
La mirada perdida, sus ojos fijos sin pestañear;
como estar a punto de llorar.

Exhalaba sin querer,
con la boca entreabierta
pequeños hálitos de formas arabescas.

El hombre, triste, pobre,
vuelve los ojos locos ante el golpe del destino;
que con todo lo vivido lo golpea en el alma.

Vuelve, camina, va.
Se ha tropezado incontables veces.
Ante las piedras de su camino.

Va, vuelve, llora.
En la vera de la vida se lamenta
con la mirada fija y los ojos perdidos.

Llora, llora.
Y entre llanto y llanto,
vi sus ojos; y sus ojos eran mis ojos.
Vi su boca; y su boca era mi boca.
Vi su rostro; y su rostro era mi rostro.

Algunas notas en la melodía del olvido

17 agosto 2008 § 2 comentarios

Lease esta primera parte en susurros cortos y punzantes dirigidos a la platea que mira espectante.

Una copa de vino, el sopor, el miedo, el deseo, un poco de humo y estás de vuelta otra vez. Hay un golpe o bofetada y la parodia se inscribe otra vez, sos vos que te alejás muy alegre. Que parodia la mía tratando una y otra vez de asirte evanescente en la oscuridad. Busco, entre los rostros, los mil rostros de esta ciudad cuadrada y no te encuentro. Te has ido, seguro. Si tu nombre no fuera Pasado no te amaría, pero eres Ayer y muero por vos. Es acaso tu voz es la melodía perfecta para no olvidar, no lo se. « Leer el resto de esta entrada »

Luna de papel

19 julio 2008 § 15 comentarios

Otro 19 de julio, y por los años voy pasando, sin ton ni son, inexorable hacia el olvido.

He tenido todo el día para escribir “algo”. No he podido, no he querido.

Por estos días todo pasa de manera normal, sin grandilocuencias ni sutilezas. Mi mas ansiado deseo es tener a mi amiga Luna que me quita el sueño, pero ella no se da por enterada, o me evita de la manera más elegante.

Mi amiga Luna a veces me dice “te quiero” otra veces me ignora. No se si creerle o ignorarla, aunque no puedo ignorar tanta belleza. Tan lejos vive, esta amiga mia, la luna, que no dejo de extrañarla como si toda la vida la hubiera conocido.

La otra noche mientras conversaba con ella, le insinue, tonto, que sería hermoso vivir toda la vida con alguien como ella; nubes de dudas la cubrieron y no dijo nada. Quizá tenga razón, ella está tan lejos que algo entre nosotros sería imposible, sin embargo, las distancias se acortan, puedo volar he ir hasta ella. Pero quizá ella, solo me quiere como amigo y yo la quiero para que guie los caminos de mi vida.

Es la Luna que espero encontrar en sueños. La misma que cuando la miro a los ojos me encandila con su brillo. Tan brillante es mi amiga Luna que parece un Sol.

A veces me pregunto, de que sirve seguir soñando. Que de tanto soñar los sueños se acabarán y sin ninguno, en el final de mis días, quedaré.

Volveré

9 junio 2008 § 5 comentarios

Volveré al oeste,
a los dorados campos bajo el sol;
donde las semillas calcinadas,
resecas, esperan mi llegada.

Volveré tras los pasos,
pasos largos del viento eterno;
en sombras que nunca,
se fueron.

Volveré, y desapareceré lentamente,
ante esos ojos melancólicos;
que no  pudieron,
ni quisieron ver.

Envuelto en los hálitos cálidos,
de las despedidas tristes;
y los llantos sin sentido,
volveré.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 48 seguidores