El hombre triste

Vi su rostro,
era el rostro de un hombre triste.
La mirada perdida, sus ojos fijos sin pestañear;
como estar a punto de llorar.

Exhalaba sin querer,
con la boca entreabierta
pequeños hálitos de formas arabescas.

El hombre, triste, pobre,
vuelve los ojos locos ante el golpe del destino;
que con todo lo vivido lo golpea en el alma.

Vuelve, camina, va.
Se ha tropezado incontables veces.
Ante las piedras de su camino.

Va, vuelve, llora.
En la vera de la vida se lamenta
con la mirada fija y los ojos perdidos.

Llora, llora.
Y entre llanto y llanto,
vi sus ojos; y sus ojos eran mis ojos.
Vi su boca; y su boca era mi boca.
Vi su rostro; y su rostro era mi rostro.

Anuncios

13 comentarios en “El hombre triste

  1. emmm creo q aprendi a djar um comentario
    mmmm..nuce q poner
    lo lei una vez i pense q limdo..
    pero m encanto la forma en la q esta escrita, expresada..y me enamore…del hombre trizte..=)
    jeej

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s