Tema: Tapón del pomo de la pasta de dientes.

El tapón del pomo de la pasta de dientes estaba tan firmemente enroscado que, esa mañana, al intentar abrirlo, casi se rompió una uña. Miró sus dedos, estaban amoratados, intentó otra vez con mas fuerza, y una chorrito de sangre salió disparado desde la uña.
Aturdido se sentó sobre el inodoro, miró la uña. La sangre salía con fuerza de la punta del dedo buscó desesperado una curita, no lo encontró, utilizó un poco de papel, pero pronto el papel se llenó de sangre.
Alguna vez, cuando era chico, había escuchado que para detener las hemorragias se debía hacer un torniquete en la parte superior a la herida. Buscó entonces con desesperación algún hilo entre las cosas del baño, pero no lo encontró, eso lo desanimó. En el piso el charco de sangre seguía creciendo. Con su mano derecha tomó un trapo de piso y empezó a limpiar el charco de sangre, con una mano limpiaba y de la otra salía más sangre. Al rato se cansó y desistió, se sentó en el suelo del baño y se miró el dedo, aún salía sangre aunque en menor cantidad.
Al principio este hecho significó un alivio para su mente, pues no dudó que la hemorragia se estaba controlando, pero un minuto después otra idea le saltó en la mente. ¿Y si se estuviera quedando sin sangre? Esa probabilidad lo atormentó, miró con angustia su dedo y la pequeña herida que no paraba de sangrar. Quiso presionar con los dedos de la otra mano la pequeña herida, pero no pudo, la herida estaba debajo de la uña.
Suspiró, se acurrucó en la baldosa fría del baño y meditó por unos segundos mientras las gotas seguían cayendo. Miró su dedo y se lo llevó a la boca, tantas veces había realizado este procedimiento, porqué sabía qué, después de un poco de saliva la sangre siempre empieza a coagular. Se chupó el dedo, le pasó la lengua, pero la sangre no paraba. De repente se levantó escupió una gran cantidad de sangre y frunció el ceño. Empezó a llenar la pileta con agua caliente, muy caliente. Y metió el dedo lastimado. El agua le quemaba sin duda, sus gestos eran bastante desagradables. Sacó el dedo con fuerza del agua, tan brusco fue ese movimiento que golpeó al espejo que se quebró en infinitos pedazos. Se asustó y se tiró hacia atrás.
Del brazo le empezaron a salir dos chorritos de sangre, uno salpicaba contra la camisa blanca y el otro caía en la bañera. Miró pasmado las dos heridas del brazo. Se puso a llorar. Movió los brazos en su desesperación por parar la sangre, pero la sangre salió aun con mas fuerza, si esto era posible. Se detuvo, miró a su alrededor: las paredes se habían llenado de largas gotas rojas. No pudo más, abrió la puerta del baño y salió corriendo. Las paredes blancas de su departamento pronto se llenaron de gotas rojas, algunas pequeñas otras grandes. Tomó el picaporte y quiso abrir su puerta, pero no pudo, movió, tiró, empujó y la puerta no se movió. La sangre no dejaba de salir, un charco enorme se creó a su pies. En su angustia se acuclilló y empezó a llorar. La sangré no se detuvo, salió por debajo de la puerta y fue avanzando por el pasillo largo, llegó a las escaleras  y se escurrió por los escalones de mármol, en menos de cinco minutos llegó a la planta baja y ahí la vio el portero.
El portero tomó la escoba y subió siguiendo la sangre, y la siguió hasta que la encontró saliendo del 3 B. Golpeó la puerta. Nadie contestó. Golpeó con mas fuerza. No se oyó nada. La sangre seguía saliendo por debajo de la puerta. El portero se fue y volvió con un hacha enorme de esas que usan los bomberos para su trabajo. Bastó tres golpes para que derribara la puerta. Ahí lo encontró. Tirado, inconsciente, y con grandes chorritos de sangre que salían de su cuerpo, Como pudo el portero lo levantó y lo llevó a su cama. En la cama no pudo estar mucho tiempo ya que esta se llenó de sangre. Aturdido el portero llamó a los médicos. Los médicos vinieron, pero nada pudieron hacer. Al rato llegó doña Julia quien miró al desangrado con piedad. Salió de la habitación y fue hasta el baño, no prestó atención a la sangre. Buscó hasta que encontró, salió del baño y volvió presurosa hasta la habitación. Ahí quitó el tapón de la pasta de dientes y extrayendo un poquito de esta, la colocó sobre la uña que goteaba. Al momento la uña detuvo su sangrado. Realizó la misma operación con las demás heridas y todas dejaron de sangrar al momento. La vieja sonrió, no dijo nada y se fue.

Nota al margen:
Este texto es el resultado de una propuesta del Taller Vivencial Literario El Puente por lo tanto apareció primero en ese blog.

Anuncios

11 comentarios en “Tema: Tapón del pomo de la pasta de dientes.

  1. kris

    Es increible que una historia tan sencilla, haya podido captar por completo mi atencion, logrando envolverme en el acontecimiento y haciendome vivir el momento como un simple espectador que ve trascurrir las acciones y todo en mi imaginacion.
    Me gusta el estilo que tenes, de poder contar sucesos tan sencillos e inclusos algunos cotidianos, tornandolo en una historia intrigadora.
    Espero la siguiente publicacion.
    Felicitaciones!

  2. Hernán Logran

    Hola Luis
    Eh…
    no suelo firmar en los blogs y eso pero…
    Eh…
    zarpado. La verdad que me sorprende muchisimo todo lo que estás escribiendo. Me parece genial…

    Te mando un abrazo.
    Seguí con esto que es muy muy bueno

  3. Hola, ximena como te va.

    Mirá no suelo responder los comentarios de forma privada. pero el tuyo me llamó hacerlo.

    Quisiera saber cual es el cuento de Horacio Quiroga que vos me decis. No solo porque en este momento no tengo mas que dos cuentos en mi biblioteca sino porque es un autor que no he leido mucho.

    Ahora te cuento un poquito como escribí ese cuento. (relato o lo que sea)
    En el blog Taller Vivencial Literario El Puente hicieron un propuesta (http://elpuentetaller.blogspot.com/2006/02/veamos-si-alguien-se-anima.html) para ver quienes hacian un relato con el siguiente texto

    “El tapón del pomo de pasta de dientes estaba tan firmemente enroscado que, esa mañana, al intentar abrirlo, casi se rompió una uña.”

    Si vas al siguiente post (http://elpuentetaller.blogspot.com/2006/02/veamos-si-alguien-se-anima.html) vas a encontrar otros tantos resultados más de esa propuesta.

    Demás está decirlo que me siento plenamente agradecido que me digas que este cuento tiene un parecido a uno escrito por Horacio Quiroga.

  4. Miguel Macías

    Que tal Luis, me llamo Miguel y soy un ilustrador de México. Me gustó mucho tu cuento y me encantaría poder iluistrarlo para un taller de ilustración que estoy tomando, la intención es que pueda publicarse en un competndio de cuentos o sólo;aún no lo sé bien. Si te puedes contactar conmigo, te dejo mis datos. Saludos y gracias. Miguel.

  5. Luria

    Hola!!
    Tu escrito me parece bueno
    Pero no es nada realista como de una herida de una una sale tanta sangre???
    Si ahí solo hay vasos capilares!! Ocupas un lugar donde haya arterias ahii si sale a chorros!! Lo del vidrio está bn Es más creíble qe se desangre del brazo ya qe está la arteria radial así si puede desangrarse a charcos
    Tmb tu forma de redactar repites muchas palabras ya se sabe qe el personaje sangra y no se debe de repetir tanto
    Si lo editas bien tu escrito qedaria perfecto
    Esto es una crítica constructiva
    Y te lo digo porqe estudie comunicación y escribo para el periódico
    Mucha suerte tienes buenas ideas

  6. Mi querida Luria, te puedo asegurar que este señor es de una raza especial que tiene mucha sangre, tanto que si se corta un pequeño pedacito en cualquier parte del cuerpo la sangre salta a borbotones y chispazos.

    Y sobre las palabras revisé el texto nuevamente y no encuentro ninguna innecesaria.

    Saludos
    p.d. escuchaste hablar del realismo mágico?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s